En Lainboox usamos cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.
aceptar

Escocia es un país de paisajes, lagos, montes, acantilados, cascadas… o eso sabemos por las películas, porque nosotros, por ahora, sólo hemos estado en Edimburgo. La capital de Escocia es el destino de muchas escapadas de fin de semana desde España y eso fue lo que hicimos nosotras. Si te apetece conocer la magia de Edimburgo, quédate. ¡Tenemos mucho que contarte!

1-FREE TOUR

La mejor forma de tener la primera toma de contacto con la ciudad es mediante un tour a los lugares más conocidos de la ciudad vieja -Royal Mile, la catedral de Saint Giles, Grassmarket, Victoria Street, Mary King’s Close…-.

De esta manera, empiezas a enamorarte de la parte más antigua de la ciudad y comprendes el estilo de vida de los locales.  

2-CASTILLO DE EDIMBURGO

El Castillo de Edimburgo es una antigua fortaleza que compone uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, además de uno de los más visitados.

Pero… que nadie entre en pánico a las 13h si oye un cañón disparar porque todos los días desde 1861 el General de Artillería acude a disparar.

3-ROYAL MILE

La Royal Mile es la calle por excelencia de Edimburgo. Todo empieza y acaba aquí. 

Además, a lo largo de toda la calle encontrareis decenas de callejones y patios en los que vale la pena perderse. 

4-CORAZÓN DE MIDLOTHIAN 

Se sitúa frente a la entrada del antiguo ayuntamiento posterior cárcel. Es una de las cosas más sorprendentes de Edimburgo pues, en una ciudad en la que está prohibido escupir en el suelo, es tradición hacerlo sobre este corazón. 

El origen de la tradición puede deberse a la indignación ante los impuestos que marcaba el ayuntamiento o al desprecio a las condenas de la cárcel-patíbulo. 

Hoy en día se dice que los que lo pisan no conocerán el amor verdadero, mientras que los que lo escupen sí…

5-SAINT GILES’ CATHEDRAL 

Para empezar, no es una catedral -aunque lo fue en el pasado-, al no haber ese rango en la Iglesia de Escocia, pero es su templo más importante. 

Uno de los aspectos que caracterizan esta no catedral son los angelitos que decoran su techo, pues no todos ellos tocan el arpa (tal y como estamos acostumbrados a ver) sino que uno de ellos toca la gaita, como no podía ser de otra manera. 

Y ahora, lo más importante para nuestra Lainboox people

6-COOMIDA TÍPICA

Porque además de recorrer la ciudad, también hay que disfrutar de la gastronomía típica en cada viaje. En este caso hay que ir preparados, porque la comida no es ligera. 

Desde primera hora de la mañana nos encontramos ante el desayuno escoces, que es como el inglés, pero a lo grande; tomate, champiñones, judías, salchichas, tatties –una torta de patatas y harina–, hash browns –también de patata, pero una especie de puré frito–, huevos, bacon y haggis. 

Pero ¿qué es el haggis? Es uno de los platos más pOOpulares. Se trata de un plato muy condimentado que mezcla la casquería con avena y muchas especias. 

Otras comidas para el resto del día son el scotch broth -guisado de carne con cebada, col y puerros-, fish & chips, stovies -guisado de ternera, tomate y guisantes- o el cock a leekie -sopa de puerros, pasas y pollo.

Y de pOOstre nunca viene mal unas oatcakes -galletas- o un deep fried mars bar, es decir, una barrita de chocolate rebozada y frita. 

7-BEBIDA 

Siempre se dice que Edimburgo huele a cerveza, y no es para menos… 

Uno de los grandes placeres de esta ciudad es su rica carta de cervezas, pues las hay para todos los gustos, amargas, dulces, rubias, negras, rojas, tostadas, carbonatadas, frías, a temperatura ambiente… 

Por otro lado, ¿qué sería de Edimburgo sin su whisky? De hecho, este producto es uno de los pilares de su economía, superando incluso en números al petróleo. 

Nosotros te recomendamos los siguientes pubs si eres un amante de estas bebidas: The Elephant House, The Dome, y Deacon Brodies’s Tavern.  

¡Y hasta aquí nuestra guía básica para conocer un poco la ciudad de Edimburgo!